El albergue de peregrinos de Miranda de Ebro espera abrir sus puertas en Semana Santa

Trabajos de transformación del edificio del antiguo colegio Cervantes en albergue de peregrinos :: Albergues del Camino de Santiago
Trabajos de transformación del edificio del antiguo colegio Cervantes en albergue de peregrinos.

Las obras para transformar la vivienda del conserje del antiguo colegio Cervantes en albergue de peregrinos ya están en marcha, lo cual no es poco para la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Vía de Bayona.

El colectivo, que pasará a gestionar el inmueble una vez concluyan las reformas, espera que el proyecto esté finalizado «para antes de la Semana Santa», apunta su presidente, José Ignacio Gutiérrez. Desde Garbilore –la firma encargada de realizar el acondicionamiento– «se muestran en buena disposición para acabar rápido los trabajos».

Esta firma tiene dos meses de plazo para acometer la renovación. «Creo que la cosa va bien y van a intentar hacerlo antes», dice Gutiérrez. Con esas previsiones, «nos meteríamos a comienzos del mes de febrero». El siguiente paso sería «darle contenido» al edificio. Para ello disponen de una ayuda de 3.100 euros que han obtenido de American Pilgrim, una asociación estadounidense que apoya la creación de infraestructuras a lo largo de los caminos hasta Santiago de Compostela. Ese dinero se destinará al mobiliario de despacho y un equipo informático.

Aparte de esta cuantía económica que ya les han abonado, «contamos también con una cuantas camas, pero nuestra idea es, tratándose de un edificio pequeño, poner literas, aunque depende de lo que dispongamos, ya veremos con qué apoyos podemos contar finalmente». En ese sentido, la agrupación estudia solicitar subvenciones tanto al gobierno regional como a la Diputación provincial así como al Xacobeo, el ente que depende de la Xunta de Galicia, con vistas al año próximo, ya que «es posible que tengamos alguna opción a conseguir algo». «La Xunta ya nos conoce, sabe que nos movemos y esperemos que, si tiene disponibilidad, nos ayuden en algo». 

Con el albergue ya amueblado sería posible recibir a los primeros huéspedes para la primavera, «época en la que siempre suele haber peregrinos. Aunque luego entre Semana Santa y verano haya menos, queremos aprovechar ese momento, podría ser importante si no hay otro retraso o no ocurre ningún contratiempo. Nuestra intención es esa».

El colectivo que preside Gutiérrez ha realizado ya algunos contactos antes de sentarse a redactar las cuentas del curso que viene. A las puertas del 2017, «estamos analizando las posibilidades de que haya más dinero y empezaremos a elaborar los presupuestos con datos concretos para solicitar las ayudas a las que podamos optar. El caso es que lleguen, y a tiempo. El listado de necesidades ya está hecho».

«Aún no hemos formalizado solicitudes, aunque queremos dirigirnos a la Diputación y el resto de instituciones porque el Ayuntamiento ya ha hecho el esfuerzo de reformar el edificio. No tenemos nada concreto, pero algo esperamos». Debido a los muchos retrasos que se han producido antes del inicio de las obras, «hemos estado bastante parados».

Accesibilidad

La reforma pasa por crear un espacio adaptado con una rampa de 2,10 metros de longitud y paralela a la fachada, con una pendiente del 12%, que llegará hasta la puerta de acceso a la casa. Asimismo contempla el repaso de la cubierta sustituyendo canalones y tejas; la modificación del aseo, con ducha adaptada; la renovación de la red eléctrica y de las canalizaciones de agua y desagüe; además del alicatado de cocina y baño.

Está previsto sustituir por completo el pavimento interior así como las ventanas y las puertas. También se instalarán sanitarios nuevos y se pintará toda la vivienda.

Leído en El Correo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba