El Camino de Santiago echa a andar en Markina tras dos años sin peregrinos

Albergue de peregrinos de Markina, Vizcaya - Camino del Norte :: Albergues del Camino de Santiago
El albergue de peregrinos de Markina, situado tras el convento de las Carmelitas

El albergue de peregrinos situado en la parte trasera del convento de los Carmelitas ofertará 39 plazas desde primeros de abril con medidas de prevención anticovid

El Camino de Santiago por primera vez en más de ocho décadas de historia ha declarado a dos ejercicios seguidos, 2021 y 2022, como Años Jacobeos. La razón; la pandemia. De ahí, que desde esta primavera se espera la afluencia de miles de caminantes que volverán a descansar en Markina en su paso por la ruta del Norte.

Después de dos años cerrados por responsabilidad, a partir del próximo 1 de abril volverán a encontrar abiertas las puertas del albergue público situado detrás del convento de las Carmelitas, gestionado por la Agrupación Hospitaleros Voluntarios para el Camino de Santiago para Bizkaia.

Del medio centenar de plazas que cuenta, reducirán su aforo hasta 39, además de poner en marcha todas las medidas necesarias para garantizar la máxima seguridad sanitaria como el mantenimiento de las distancias, aire purificado y limpieza de manos.

De esa manera, se persigue evitar posibles contagios en unas instalaciones que se han convertido en las más utilizadas de todo el territorio. En la provincia hay siete albergues municipales para peregrinos con cerca de 200 plazas con Markina y Bilbao a la cabeza con más de 40 camas, mientras que en el resto (Larrabetzu, Lezama, Gernika, Pobeña y Portugalete), la capacidad es de 20 personas cómo máximo.

Desde su puesta en marcha en 2007, el hospedaje de Lea Artibai ha incrementado de manera progresiva su ocupación hasta pulverizar todos las cifras y superar las 7.000 pernoctaciones en un solo año.

Al completo

En concreto, en los albergues públicos que se sitúan en el recorrido registran anualmente la visita de alrededor de 23.900 peregrinos, lo que les coloca casi al completo de su capacidad.

En este sentido, el Camino del Norte o de la Costa se ha consolidado como uno de los más transitados a lo largo de los últimos ejercicios con las excepciones de los años de la crisis sanitaria en los que han permanecido cerrados.

Ante la notable afluencia de visitantes que se prevé, desde el Ayuntamiento también ultiman la puesta a punto como lugar de interés turístico la ermita de San Miguel de Arretxinaga, puerta de entrada y espacio de parada casi obligada de los peregrinos.

En esa misma línea, el Gobierno central proyecta realzar la Ferrería-Molino de Oxillain, con un desembolso de 400.000 euros, de los fondos europeos, que se destinarán a la mejora de su sostenibilidad ambiental y energética, la reducción y compensación de la huella de carbono, así como la aplicación de tecnologías inteligentes, aclimatación y mejora de la accesibilidad.

Leído en El Correo


Otros albergues para peregrinos en Markina:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba