San Bol, un oasis en medio del desierto

Albergue de peregrinos municipal de Arroyo San Bol (Iglesias), Burgos - Camino Francés :: Albergues del Caminio de Santiago
Albergue de peregrinos municipal de Arroyo San Bol (Iglesias)

Este paraje es el lugar ideal para descansar y recuperarse durante el largo Camino de Santiago

“Ya en tierras de Castilla, con sus campos con suaves ondulaciones, recorriendo el Camino de Santiago toca una subida que nos lleva a San Bol”, apunta Juan María Pérez Samper al compartir sus fotografías en Las Fotos de los Lectores de La Vanguardia.

“Encontramos aquí una fuente que brota casi del suelo y que es un alivio para el caminante, especialmente, para los peregrinos que salieron de Burgos y quieren llegar a Hontanas“, explica.

San Bol es un paraje que se corresponde realmente con el término del municipio de Iglesias (Burgos). Existía una ermita que formaría parte de las ruinas del monasterio o convento de San Baudilio que allí existió, además del despoblado del mismo nombre.

San Bol es como un oasis en el desierto castellano, como el asidero de la esperanza para los peregrinos, donde el agua es su milagro y fuente de confort para recuperar fuerzas en el Camino de Santiago.

San Bol es un lugar muy especial que ha proporcionado descanso a miles de peregrinos, que han podido descansar haciendo aquí un alto en el camino.

Existe un albergue que fue inaugurado en 1988 por un hospitalero gallego, quién además recreó un singular ambiente con sus pinturas murales, en las que representó temas del Antiguo Testamento, el juego de la oca y motivos esotéricos.

Pero, lo que en realidad más reconforta al peregrino es poder caminar rodeado de los bellos paisajes de San Bol, donde el verde brota aquí y allá, junto a los matorrales que acompañan el Camino a Santiago de Compostela.

Leído en La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba