Camino del Norte o de la Costa :: Albergues del Camino de SantiagoEl Camino del Norte o Camino de la Costa

El Camino del Norte, utilizado para viajar a Santiago de forma segura por los reyes europeos durante gran parte de la Edad Media, es un aliciente por la belleza de sus paisajes. Es la mejor opción para vivir, de forma intensa y auténtica, la esencia de la ruta jacobea.

Recorre todo el norte de la Península en sentido este-oeste, bordeando la costa cantábrica (de ahí su otra denominación, «Camino de la Costa») y recorriendo sus grandes ciudades: San Sebastián, Bilbao, Santander, Gijón / Oviedo, Ribadeo, etc.

A lo largo del Camino del Norte se generan diversos enlaces hacia la Meseta en busca del Camino de Santiago.

Se trata de un recorrido que permite no sólo descubrir la riqueza cultural y humana de la tierra por la que discurre sino también, acercarse a visitar otros centros de peregrinación como el Monasterio de Santo Toribio de Liébana en Cantabria o la Catedral de San Salvador en Oviedo. Lugares santos que dan cobijo a algunas de las reliquias más preciosas y veneradas de toda la cristiandad.

Mapa completo del Camino del Norte

[ Haz clic aquí para ver el mapa del Camino del Norte a pantalla completa – Google Maps ]

Este camino no presenta la saturación del Camino Francés y es rico en culturas, lenguas y paisajes. Transcurre entre bosques de pinos, eucaliptos, arbolado autóctono, acantilados y paisajes marinos.

Ideal para hacerlo en cualquier época del año gracias al clima oceánico de la zona, aunque lo más recomendable es hacerlo en primavera o verano.

Goza de gran patrimonio natural y paisajístico ya que el recorrido se realiza entre la montaña y el mar y regala al peregrino impactantes estampas que solo pueden disfrutarse en estas tierras.

Camino del Norte o de la Costa: etapas

En Arzúa el Camino del Norte entronca con el Camino Francés para llegar, en dos cómodas jornadas, a la meta del peregrino, Santiago de Compostela.

Etapa 33: De Arzúa a O Pedrouzo. Etapa cómoda, con un kilometraje es muy asequible y en la que avanzamos por pistas forestales enlazando con pequeñas aldeas. O Pedrouzo cuenta con todos los servicios y se encuentra relativamente cerca de Santiago de Compostela. (19,3 km.)

Etapa 34: De Pedrouzo a Santiago de Compostela. Las ganas de llegar a Santiago y completar el Camino hacen que muchos peregrinos avencen de forma rápida por esta sencilla etapa, de pendientes moderadas excepto en algún tramo, y en la que —en su último tramo— avanzamos por una zona netamente urbana. (19,7 km.)

Albergues del Camino del Norte

Un poco de historia del Camino del Norte o de la Costa

A lo largo del recorrido por toda la cornisa cantábrica desde el País Vasco hasta Galicia, diversos monasterios como los de Santoña, Santillana del Mar Santo Toribio, etc., recogen noticias desde el siglo X del paso de peregrinos. Unos penetraban en tierras hispanas por Irún, después de recorrer el territorio galo, otros desembarcaban en los diferentes puertos cantábricos provenientes de todos los países marítimos europeos del Norte.

Es el Camino de Santiago más antiguo. Durante el reinado de Alfonso II el Casto (c. 760-842), rey de Asturias, se produjo el descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago por un ermitaño en Compostela (814), hecho que convirtió a este lugar en uno de los más importantes centros de peregrinación de toda la cristiandad. Alfonso II peregrina desde Oviedo a contemplar la recién descubierta tumba.

Sus súbditos peregrinos le imitaron dándose cuenta de que siguiendo el trazado del litoral cantábrico el camino era menos duro. El reino astur fue extendiendo sus dominios así como la noticia de la aparición del Sepulcro.

De esta forma es como fueron aumentando las peregrinaciones a Santiago de Compostela que se desarrollaron por el litoral al abrigo de las peligrosas tierras del sur ocupadas por los árabes.

A partir del siglo XIII, la Ruta de la Costa sigue alimentándose tanto de peregrinos que optan por esta vía en el paso de Irún como de aquellos que, procedentes de países europeos del norte, desembarcaban en Bermeo y en Bilbao. Innumerables muestras del prerrománico en Vizcaya avalan esta teoría, y prueba de ello es la vasta iconografía que existe en el País Vasco. Después caminaban, cruzando Cantabria por Castro Urdiales y Laredo, hacia Santander desde donde continuaban dirección Asturias.